Catalana

catalana

El inventor de este truco (un amigo nuestro), si se puede nombrar truco (ya que el efecto que se consigue es nulo cien por cien), se quedó satisfecho después de inventarlo. Se necesita un peta y no más de cuatro o cinco fumetas. Estos se han de colocar en círculo, derechos y cogidos por los hombros y se va pasando el puro y soplando el humo del mismo hacia abajo para que después suba y, en teoría, inhales humo constantemente y suba más (parecido al submarino). Sólo digo que después de hacerlo acabas con los ojos llorando (por la cantidad de humo que ha entrado en contacto con ellos) y con dolor de cabeza 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *