Electroshock

Si estás morado, muy morado y aún te quedan fuerzas para pedirle a un amigo que te haga un electroshock, hazlo. Tu ayudante (el amigo) te cogerá la cabeza y te la moverá con un movimiento rápido y continuo, haciendo que tu cabolo oscile de un lado al otro muy rápidamente. Tu única preocupación es cerrar los ojos para que el efecto sea una ida de la olla 100%.

Nota: No hagáis este truco demasiado fuerte ni muy a menudo ya que es peligroso. Si ya no sois jóvenes mejor evitarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *