El submarino

¡Qué grandes submarinos (tambien conocidos como: Sauna, Submata…) recuerdo a lo largo de mis fumadas! Los ojos rojos a reventar, ambiente dónde cuesta respirar, ¡qué buenos recuerdos!

El submarino es un truco para fumar en el que te encierras en un habitáculo pequeño y empiezas a fumar porros para que se acumule el humo y sigas respirando humo consiguiendo un morado mucho mayor.

Iglu en Menorca

En una tienda iglú, en un camping en Menorca, nos cerramos con Wizard y otro compañero (Big Lebowsky). Nos hicimos un porro por cabeza y empezamos a fumarlo a la vez. El humo se fue acumulando. Después, me parece que lo lío Wizard, otro peta ruló. Nos lo crugimos. El ambiente era bastante cargado, no nos veíamos (pues aparte del humo era de noche). Cogimos una linterna y la colgamos del techo de la tienda iglú. Se podía ver un haz de luz que iba a parar al cenicero del centro del iglú. Aún y con la linterna costaba distinguir la silueta de los colegas. Nos fumamos, al final, un par de cans más. Al final no podíamos ni vernos ni respirar. Tuvimos que salir fuera de la tienda porque si no, nos ahogábamos!

Sauna del tren camino León:

Íbamos de viaje hacía León. Cogimos un tren que tenía que estar haciendo el recorrido durante la noche. No se si por causa de la excitación del viaje no podíamos dormir. Seis amigos, entre ellos Wizard of Chaos y yo (Lord ParadiZe), nos fuimos al lavabo del tren e hicimos un par de petas allí dentro. La ventana estaba bloqueada, estábamos estrechísimos y los petas empezaron a rular. En un par de minutos (sin exagerar) la salita de los servicios se llenó TOTALMENTE de humo densísimo. Cuando ya los matamos, los porros, salimos todos con una crugida bestial, todos moraos, con los ojos rojos y tosiendo sin parar.

En el piso de Big Lebowsky

Doy las gracias a Big Lebowsky (que puso la casa) y a Skamps, que me ayudaron a compartir este submata. En una habitación con el ambiente cargadito (nos habíamos fumado unos cuantos cans), nos tapamos con una sábana y nos sentamos encima de los bordes que sobresalían, y así no dejamos ningún agujero. Encetamos una V de rata y empezamos a fumarla. Al cabo de tres calos, ya era difícil respirar y no se veía nada. Cuando la V iba por la mitad tuvimos que salir, allí dentro no se podía estar. Es uno de los más duros, de submarinos, que he vivido. Hacedlo y decidme si podéis hasta la mitad de una V (verdad Big Lebowsky?).

 

3 pensamientos en “El submarino

  1. Pingback: » Catalana » Neuron Smokers

  2. Pingback: » Fútbol americano » Neuron Smokers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *