El búnker (o Tanque)

Esto es un truco para fabricar: tipo cachimba pero sube más, mucho más. Necesitas un cubo de agua limpio y una botella de plástico vacía.

Llena el cubo de agua, que sobren un par o tres de dedos. Ahora coge una botella de plástico vacía, de dos litros o de litro y medio, mejor de dos ya que cabe más humo ;). Con unas tijeras corta el culo de la botella y en el tapón de la misma haz un agujerito pequeño justo para poner el peta (importante: hermetízalo bien con Blu-Tack o celo y asegúrate de que tira bien y que no se escapa nada de aire, cuanto más denso sea el humo más colocará). La botella ha de caber dentro del cubo.

Hasta aquí el búnker ya está fabricado, solo falta hacerlo. Si la botella tiene etiqueta, sácala: el efecto de ver cómo la botella se llena de humo es curioso. Ahora ponla dentro del agua sin el tapón (de manera que solo sobresalga el tapón con el peta encendido). Entonces, súbela poco a poco: por la presión del aire la botella “fumará” el porro del tapón y se llenará de humo denso. Vigila cuando está todo lleno que no sobresalga del agua el culo de la botella ya que parte del humo se escaparía. Ahora saca el tapón, encaja tu boca con el agujero de la botella por donde el agua sale normalmente y mientras la bajas rápido aspira todo el humo a pulmón vigilando no tragar agua. Aguanta, no saques el humo. Cuando no puedas más, sácalo lentamente. Y sumérgete en la magia del THC…

Si cuando subes la botella no se llena de humo, comprueba que la boquilla del peta no esté muy apretada, que no se haya mojado y que el peta esté encendido 😉 El único problema del búnker es que te pules entre el 50% y el 100% del peta de un tirazo; pero como ya hemos dicho, vale muuucho la pena ya que el morado es instantáneo. Aguanta el humo unos segundos para un mayor coloque.

2 pensamientos en “El búnker (o Tanque)

  1. Pingback: » Tanque » Neuron Smokers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *