Fabrica tu bong I

Lo que viene a continuación es una especie de texto relato/tutorial. Os contaré mi historia de como hice una bonga de medio metro mortal.

Estábamos hartos de mirar en tiendas y escandalizados por los precios de la cachimba de agua (o bong) de nuestros sueños y éramos estudiantes sin dinero, tuvimos la brillante idea de pasar a la acción. Pensando y pensando fuimos observando como el proceso de fabricación no era realmente difícil, y que los materiales podían ser más económicos sin perder efectividad. Así pues, aquí os relato lo que hicimos yo y un colega una tarde de sábado…

Una vez decididos y con muchísimas ganas de ponernos manos a la obra, nos dirigimos hacia una tienda donde venden todo tipo de objetos, materiales… Y empezamos a mirar tubos, tapas, cilindros… Encontramos un tubo de metacrilato (plástico transparente muy duro, “sustituto” del cristal, más barato y muy resistente; la mayoría de bongas se hacen con este material, vamos: ideal) de unos 20 cm de diámetro y la altura de medio metro. Ya teníamos el cilindro principal.

El siguiente paso era encontrar dos tapas para cerrar la bong y que se pudieran agujerear. Después de buscar y pensar bastantes posibilidades, escogimos dos tapas de hierro que se adaptaban más o menos al cilindro; pero necesitaríamos sellarlas para que no hubiera ningún escape. Para esta misión, adquirimos una pistola de silicona (la más barata) que servía para sellar cosas de baño, etc… y era resistente al agua (no es tan cara como parece). Luego compramos trozos de manguera.

Una vez en el piso, sellamos las tapas al cilindro, hicimos los pertinentes agujeros (3 en total: 2 en la tapa superior para el peta y para calar, y 1 en el cilindro a medio palmo del suelo). Pusimos un trozo de manguera en el agujero para calar y lo sellamos bien.

Sobretodo mucho cuidado con el tamaño de los agujeros es importante que queden perfectos para obtener un 100% de rendimiento… Digamos que la nuestra tenía un 90% de rendimiento teniendo en cuenta las pérdidas de agua (quizás había 3 o 4 litros de agua en esa bonga xD).

El resultado: una pedazo de bonga ( la más bestia que he probado nunca). Sólo apta para grandes pulmones fumadores. Era tan grande la bonga que para llenarla se necesitaban unas 4 aspiradas a fondo con las que acababas un peta entero. Luego daba para 6 bongas muy muy majas o 4 letales. Una pasada.

Debe constar que murió al cabo de unos meses debido a la monstruosidad del asunto ya que poca gente se atrevía y a mucha le daba miedo. Ahora descansa en paz en nuestros pensamientos y pulmones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *