La chimenea

Estoy totalmente en contra de este truco por ser más espectáculo que efectividad. Llénate la boca de humo y sácalo lentamente. A medida que haces esto, aspira por la nariz. Sólo te saldrá si sabes fumar bien (no a pulmón). Luego puedes sacarlo otra vez por la boca y aspirarlo por la nariz, etc…

Un pensamiento en “La chimenea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *