¡Todo de agua por aquí!

Esto es otra paranoia que le pilló a un amigo. Se fumó una bong de salvia pero de lo mejor de lo mejor. La paranoia que le cogió es la siguiente, tal y como el me la explicó: “¡Dejé la bong encima de una mesa y estuve unos dos minutos sacando humo por la boca y la nariz a la vez. Pasados cinco o seis minutos vi como el suelo se empezó a llenar de agua y que subía por mis piernas. Al llegar a la alzada de mis axilas el flujo de agua paró. Y tenía los brazos levantados para no mojarme y mis amigos me decían que qué era lo que me pasaba y yo no para de repetirles: ¡Todo de agua por aquí!

La pera que se fue

Un día, en una fiesta de un amigo, me fumé una bong de una hierba llamada Salvia. Es una hierba que se utiliza para cocinar y para fumar, pero no se te ocurra fumar un porro de salvia de la cocina! Bueno, el hecho es que después de hacerla, unos cinco minutos después me quedé mirando fijamente un frutero de decoración que había en la casa del amigo y de repente una pera salió del frutero y se marchó corriendo. Me quedé flipando a saco.